¿Qué es el periodo de carencia en los préstamos?

31.08.2021

¿Sabes lo que significa el periodo de carencia en los préstamos? ¿Sabías que es posible reducir la cuota mensual que pagas o exonerarla por completo?

Se trata de un concepto que no todas las personas conocen bien y que a primera vista puede parecer genial, pero sin embargo no es siempre así.

A continuación te contamos cuando es bueno solicitarlo y qué repercusiones puede traer a largo plazo para el valor total de tu deuda.

El periodo de carencia en los préstamos: ¿de qué se trata?

El periodo de carencia o "periodo de gracia" en los préstamos, es un lapso de tiempo en el cual es posible reducir parcialmente la cuota mensual del préstamo o liberarse por completo de esta responsabilidad con la entidad financiera.

Este tipo de operación es más común cuando se trata de préstamos con sumas muy elevadas, como es el caso de las hipotecas.

Aunque pueda parecer una ventaja, a largo plazo podría significar el aumento significativo del valor total del préstamos, por lo que acceder a ella es una decisión que debe tomarse con mucha precaución.

Existen dos tipos de carencia:

  • Carencia parcial: en donde el usuario solo paga los intereses en su cuota mensual, por lo que no amortizará al capital durante el tiempo que dure este proceso.
  • Carencia total: el usuario no paga ni los intereses ni el capital de la deuda.

Estos normalmente son incentivos de la entidad financiera para hacer más atractivos sus préstamos, y aunque sí lo son, es importante solicitarlos únicamente en casos de emergencia cuando no se pueda asumir la cuota mensual, ya que da el tiempo necesario para solventar la situación.

Asimismo, cuando el préstamo se da a empresas, podría ser oportuno solicitar un periodo de carencia. Ya que permite que el proyecto madure gracias a esta financiación y cuando su rentabilidad sea mayor poder asumir los pagos del préstamo.

¿Qué repercusiones trae consigo el periodo de carencia en los préstamos?

El periodo de carencia es una opción muy tentadora, sobre todo en momentos en qué las finanzas no van muy bien, porque te puede dar un pequeño respiro mientras fortaleces nuevamente tu economía.

Sin embargo, los bancos nunca pierden, y aunque este periodo de gracia puede verse como una ayuda al cliente, en realidad terminan aumentando mucho los intereses de la deuda.

Por lo que cuando decidas volver a cancelar cuotas mensuales, estas serán más elevadas que las iniciales, ya que los intereses se habrán elevado.

Es decir, este tipo de servicio conlleva muchos riesgos, ya que al prolongar el tiempo para cancelar una deuda podría hacer que esta crezca, llegando al punto de irse de las manos, por lo que es importante valorarlo correctamente.

Si estas buscando financiación, pincha a continuación:

Marta del team Finora24

También te podría interesar: