La pignoración de un crédito,      ¿en qué consiste?

25.11.2021

Pignorar un préstamo significa garantizar la devolución del dinero que nos ha sido prestado dejando un bien en prenda. Normalmente, cuando solicitas un préstamo, ofreces tu garantía personal para responder por su devolución, esto es, respondes con todo tu patrimonio, presente o futuro. 

La pignoración de un préstamo es una garantía que se le otorga a la entidad bancaria para asegurar la recuperación del dinero en el menor tiempo posible, si el titular del préstamo no pudiese pagar. 

La diferencia con un préstamo hipotecario, es que con la pignoración podemos ofrecer como garantía de pago un amplio abanico de bienes físicos o financieros, siempre y cuando alcancen el valor del préstamo que se nos concede, puede ser tanto uno como varios de estos bienes. Anteriormente hemos mencionado el coche, pero también puede ser una casa, un local, un paquete de acciones, el dinero depositado en un fondo de inversión o incluso una cantidad determinada de capital. Es, en definitiva, como una fianza.

Hay muchos detalles interesantes de este instrumento crediticio que debes conocer. Pero, sin duda, una de las características más llamativas al pignorar un préstamo es que resulta mucho más económico en comparación a un préstamo con garantía hipotecaria.

¿Qué es pignorar un préstamo?

Pignorar un préstamo es el derecho de garantía que cede al titular del préstamo a la posesión de un bien que sea propiedad del pignorante. Frente a un deudor, las entidades bancarias deben protegerse de cualquier pérdida. Para hacerlo se aseguran de que el deudor responda con sus bienes presentes o futuros.

A diferencia de la hipoteca, la pignoración solo se aplica sobre bienes muebles e implica que el deudor se desprenda completamente de su propiedad y uso.

¿Cuándo es una buena idea pignorar un préstamo?

Hay que sopesar detenidamente qué bien se va a pignorar, ya que no podremos utilizarlo de ninguna manera durante el tiempo de vida del préstamo, con los evidentes contratiempos que esto puede traer. 

Además, es importante que quede claro que si se incumple con la obligación de responder al préstamo el acreedor puede llevar a cabo una serie de acciones legales para recuperar su inversión.

Por ello, es conveniente sólo cuando se no se vaya a arriesgar demasiado. 

¿Qué sucede si no pagas el préstamo pignorado?

En caso de que el deudor no pueda cumplir con su obligación financiera el prestamista tendrá el derecho de utilizar todos los medios para recuperar lo prestado más un porcentaje adicional.

El prestamista debe ejecutar alguna acción a través del bien pignorado, bien sea una subasta, remate, venta o cualquier otro intercambio de referidos activos. A lo largo de este proceso el deudor no puede hacer nada, pues a falta de pago, pierde todos los derechos sobre la propiedad en prenda. La situación es de carácter irreversible.

Si estás buscando un préstamo, echa un vistazo a nuestras opciones, encontramos el préstamo que mejor se adapta a tus necesidades:

Pablo del team FinOra24

También te podría interesar: