¿Cómo pagar menos cuando empiezas con tu hipoteca?

10.08.2021

Te han concedido la hipoteca y ya tienes todo listo para tomar la decisión más importante de tu vida, comprar tu nuevo hogar.

Sin embargo, cuando te pones a calcular los gatos de los impuestos abonados por la adquisición de tu nuevo hogar, la notaría, el registro, la gestoría y ahora la hipoteca, te das cuenta que representan casi el 30% del valor de tu casa.

Esta es una gran inversión que se hace el primer año al momento de comprar una vivienda, lo que puede provocar problemas de solvencia en la familia a corto plazo.

Consejos para pagar menos cuando comienzas con tu hipoteca

Lo primero que debes hacer es leerte detenidamente la letra pequeña de la hipoteca y, prestar mucha atención a los términos y condiciones de la institución financiera que has escogido para que puedas optar por la mejor decisión para tu bolsillo.

Cuatro consejos para pagar menos cuando comienzas tu hipoteca y poder restablecerte económicamente durante los primeros años de este préstamo tan importante:

1. No aceptes comisiones de estudio o apertura.

La comisión de estudio se tramita cuando el banco elegido realiza un estudio de solvencia para el cliente con el fin de averiguar si el mismo es capaz de asumir el préstamo.

A su vez, las comisiones de apertura es el pago que se realiza para compensar al banco los gastos administrativos por tramitar la hipoteca.

Estas comisiones pueden llegar a representar hasta el 1% del valor total del préstamo, por lo que supone un gran ahorro el evitarlas.

2. Solicitar una carencia inicial

Con el fin de ganar mayor flexibilidad al momento de pagar puedes solicitar una carencia inicial. De esta manera solo pagarás intereses y no amortizarás capital. Existen dos tipos:

  • Carencia parcial: en donde no pagas el capital del préstamos, únicamente los intereses.
  • Carencia total: Durante el tiempo que dure la carencia no deberás pagar ni capital ni intereses al banco.

Al aplicarla durante los primeros años te permitirá pagar menos cuando comienzas con tu hipoteca y así reponer tus ahorros y establecerte económicamente.

3. Compara tus gastos obligatorios

Como los gastos de notaría y tasación corren por tu cuenta, lo mejor es que evalúes diferentes opciones antes de elegir uno, así poder decantarte por aquel que te ofrezca un buen precio y te genere confianza.

4. Plazos de amortización amplios

Algunos bancos emiten hipotecas con plazos de vencimiento realmente extensos, hasta 40 años, lo que supone una cuota de pago mensual menor y más fácil de pagar.

Sin embargo esto trae consigo mayores intereses, cuanto más amplio sea el periodo de amortización, mayores son los intereses que deberás pagar por el préstamo hipotecario.

Si estás buscando una hipoteca, pincha a continuación:

Laura del team FinOra24

También te podría interesar: